Mi historia tu historia, fuera de mi zona de confort

 

 

 

¿Alguna vez les ha pasado que no tienen ni idea a lo que se están enfrentando?

Eso fue lo que me pasó el domingo 16 de setiembre en la primera edición del Chanchamayo Green Trail. Fue la primera vez que me iba a una carrera de trail en la selva , ésta vez fui acompañada por una de mis alumnas y amiga  Evelyn Aponte ,  para ella también era su primer trail y segunda carrera en la vida .

Nos animamos sin  no la pensarla mucho y de pronto ya estábamos allá. La idea como siempre les digo y me digo , es disfrutar la carrera sobretodo sino conocemos el lugar ni la ruta.

Llegó el gran día y estamos listas , dieron las 8am y se dio la partida . Eve avanzó y yo fui atrás , de pronto nos perdimos , yo estaba tranquila porque sabia que estaba con Lore , una chica super trome que ya ha hecho trail , le encanta y es la gerente de marketing de Saucony , una de las marcas auspiciadoras de la carrera. Ahí empezó mi travesía caminando entre árboles , insectos y precipicios , claro que para todos era igual pero era la primera vez que vivía una experiencia así y realmente como dije al principio no me lo imaginé para nada.

Empezamos como unos 2.5kms de subida , subida y más subida , claro en el primer km me resbalé y en eso me dicen que estaba sangrando , nada grave una raspadita y a seguir. Se llegó al punto en donde los organizadores nos dijeron que habría que bajar con unas zonas , tipo rapel , para seguir el camino , no se si fueron 30 metros que parecían 100 pero de bajada no la sentí tan grave .

Soy fuerte , me agarré bien y bajé . Pensé , ya pasó lo más difícil , pero que equivocada estaba ……..

Por momentos estaba sola pero felizmente me encontré con amigos con los que subimos fácil los siguientes 5km.

Junto a Mafer  y Wally subimos , subimos y seguimos subiendo pensando en llegar al bendito punto de hidratación, que con el sol se sentía como si no llegara nunca . Las montañas se hacían interminables y cada vez más empinadas . En el camino había una casita y los señores super lindos nos ofrecieron agua y descansamos bajo la sombra por unos minutos para poder seguir. Llegamos al punto de hidratación en donde  había agua de coco  , una delicia , me tomé 2 vasos , llené de agua mi mochila y a seguir.

Sentí que volvía a respirar y por fin vi  una bajada con terreno más plano , así que decidí correr , fueron los mejores 4kms de mi vida corriendo a buen paso, segura  y pensando  yehhhhh solo me quedan 3 kms y llego.

Pero seguro por falta de experiencia ,  por tanta emoción  y un poco de desesperación por querer llegar, pisé mal y me doblé el toblillo izquierdo,  hubo que parar un ratito. Felizmente fue solo un susto , nada grave pero si fastidioso, así que pa lante como el elefante me repetía.

Si corres en pista pensar en 3kms realmente no es mucho  pero en trail  ,por lo menos de selva o sierra me imagino (porque la que corrí en costa no fue así) es otro cantar , sobretodo si escuchas “por arriba señorita ” y  tu solo quieres llorar y llegar jajaja.

Pero como todo en la vida , hay que seguir  no quedaba otra .

Fue cuando mi mente empezó a ir a mil por hora queriéndome jugar malas pasadas  pensando:

Pero para que sigues,  a quien le vas a ganar , ya hiciste suficiente , pero al mismo tiempo pensaba :

No hay formar de parar, ya no queda nada , eres mucho más fuerte de lo que crees , ya llegaste hasta aquí VAMOS , tienes que llevarle esa medalla a tu hija ,VAMOS Erika tu puedes !!!!  Ahí volví a mi porqué y para qué hago las cosas, mi fuerza, mi corazón , MI HIJA Gia !

En esa subida me encontré con una pareja muy linda de esposos , unos tromes , se apoyaban mutuamente y se cuidaban mucho. Me apoyaron muchísimo sobretodo cuando nos dimos cuenta que por donde bajamos teníamos que subir : la soga.

En ese momento mi cuerpo reaccionó como nunca lo había hecho:  entré en pánico .

Me bloqueé , sentí un miedo espantoso a  que los brazos no me ayuden a subir y caerme. La pendiente era  super empinada y cuando estás físicamente cansado sólo te queda la mente , en ése momento ella no me estaba ayudando.

Pero no se porqué solo Diosito y la Virgencita saben, en la subida ya el esposo estaba arriba y la esposa junto a uno de los comandos estaban atrás mio.

Ella me escuchaba literalmente gritar : me voy a caer, no puedo …..no puedo , pero en el fondo escuchaba:  vamos Erika si puedes, tu puedes  , al mismo tiempo que el comando me repetía , saca la palabra no puedo de tu mente.

Repito ,que sensación más rara , el sentir que tu cuerpo puede paralizarse del miedo , jamás me había pasado.

No se como seguí subiendo hasta llegar a suelo firme , tuve que sentarme y respirar profundamente para poder volver en mi , porque esa persona no era yo . Ahí fue cuando me llamó Eve , si mi alumna , ella ya había llegado y estaba muy  bien . Me volvió el alma al cuerpo, respiré  y me paré.

Me dijo Erika regresa tranquila que faltan todavía como 3kms más . La carrera de 15km se convertía en 17km , que locura, porque 2km en  trail de montaña es otra cosa, por lo menos así lo sentí.

 

Para no hacer la historia más larga, ya mi cabeza se había enfocado nuevamente y sabía que abandonar jamás será una opción.

No niego que el tiempo se hacía interminable y los caminos cada vez más pesados (claro no he contado de las hormigas tamaño XL , arañas etc etc etc) pero había que llegar.

Cuando vi la meta y en ella a Eve gritando y saltando ,me emocioné , solo pensaba en lo orgullosa que estaba de ella y me decía gracias , gracias Diosito gracias !

Crucé la meta como siempre, corriendo y bien peinada , #conglamour jajajajaja.

Al final la satisfacción de ser FINISHER no te la quita nadie.

 

Mis respetos de corazón a todos los que les apasiona el trail de montaña , tremendo deporte señores.

Quiero decirles que ésta experiencia fue impresionante , que el trail de montaña no es lo mio , que fui la mujer más feliz y la entrenadora más orgullosa a ver que mi alumna me recibía en la meta .

Cada carrera tiene un aprendizaje , el mio fue superar ese episodio de pánico y hoy poder entender a aquellas personas que lo han vivido o lo viven y me escriben pidiendo algún consejo.

Gracias a todos mis angelitos por cuidarme desde arriba , gracias a mi hija por ser mi corazón , mi fuerza, mi pasión.

Y quiero dedicarle éste post a Evelyn, Lorena , Mariam y Carolina, son unas guerreras , mis respetos chicas lindas  !

Gracias a Saucony por las espectaculares zapatillas , Fuxion , por la hidratación  siempre   espectacular   y

Suunto Perú el mejor reloj deportivo que hay, sin uds no la hacia de verdad , super marcas de apoyo, gracias.

Al final  lo maravilloso de éste  deporte es el compañerismo y sus desafíos , como la vida misma !

 

Gracias por leer , gracias por compartir , gracias por contarme sus experiencias , GRACIAS

 

Besotes, Erika

 

 

 

Leave a Reply