Dejemos de vivir en victimilandia.

Desde hace un tiempo a esta parte he estado pensando y pensado, dándole vuelta a la misma idea y quería compartirla con ustedes.

¿Porqué nos encanta vivir en victimilandía?

¿Porqué creemos que lo que nos pasa en la vida es culpa de otros y no nuestra?

¿Porqué nos cuesta tanto asumir  responsabilidad como adultos ?

¿Porqué nos encanta vivir en el dolor ?

Deja de encontrar excusas y empieza a ser feliz

Yo estuve en ese mismo sitio excusándome en todo y creyendo que todo el mundo me atacaba. Creyendo que la vida solo me pasaba a mí y sintiendo que todos estaban mal menos yo, extraño ¿Verdad ?

No les parece un poco jalado de los pelos por así decirlo  ¿Qué todo el universo esté en contra nuestra? y lo más interesante es no nos ponemos a pensar de que manera podemos hacer nosotros para cambiar lo que está sucediendo. No nos ponemos a pensar que no podemos controlar lo que sucede fuera pero si podemos controlar el como nos sentimos al respecto y cual es la actitud que tomaremos ante ello.

Porque fácil es tener  excusas que  inventamos para sentirnos mejor, excusas que utilizamos para mantenernos  en esa zona de confort que de cómoda no tiene nada y lo único que logra es que la vida se nos pase de la manera más gris posible.

Empecemos respondiendo la primera pregunta ¿Porqué vivir en victimilandia?

Victimilandia es un lugar muy atractivo para mucha gente porque hemos aprendido  desde pequeños a que vivir en la “zona de los probecitos ” tiene su encanto. Sentirte indefenso hace que esperes la ayuda de los demás y que no tomes la responsabilidad de lograr las cosas por ti solo. Esto empieza desde niños y lamentablemente como es un aprendizaje que por lo general viene de nuestros papás sentimos que está bien.

Si leemos la segunda pregunta ¿Porqué creen que lo que pasa en su vida es culpa de otros y no de ellos?

Porque es la secuencia de aprender a vivir en victimilandia. Ejemplo sencillo : de chiquitos todos nos hemos caído y raspado la rodilla ¿o no? ¿Qué hacía nuestra mamá , tía o papá cuando eso ocurría? Venían a consolarnos claro está y le echaban la culpa al suelo por habernos golpeado. Sé que se lee sonso pero la realidad es que desde ahí no asumimos la responsabilidad de nada.

Si nos caímos fue porque estábamos corriendo, nos tropezamos con algo o estábamos distraídos, punto.

¿Se dan cuenta de la importancia de lo que nos dijeron nuestros papás o las personas que nos criaron? Ojo no les estoy echando la culpa solo que debemos de ser conscientes de la importancia y el poder de nuestras palabras.

Veamos la tercera pregunta ¿Porqué nos encanta asumir responsabilidad como adultos ?

Porque es más fácil vivir en el niño , en donde nos decían que hacer, como hacer , a que hora comer , a que hora dormir, en donde no teníamos que pagar cuentas y aunque no todo era color de rosa nos sentíamos protegidos por los adultos.

Pero te cuento que eso no dura toda la vida y debe de  llegar el momento del destete, debemos de dejar de seguir creyendo que lo que hacemos o lo que no hacemos no tiene consecuencias, es hora de entender que cada cosa que hagamos o digamos es nuestra responsabilidad porque ya somos adultos.

Y por último pero no menos importante ¿Porqué nos encanta vivir en el dolor ?

Yo estuve por años así y creo que fueron dos etapas marcadas , una de adolescente en el que comía mucha chatarra y escondía las envolturas en sitios en donde claramente mis papás las podían encontrar. ¿Porqué lo hacía? creo yo que era una manera de llamar la atención , había algo ahí que quería decir que me dolía pero no sabía como expresarlo. Y la segunda etapa fue después de casada en donde hacía lo mismo, comía muchísimo y llegué a tener 30 kilos de sobrepeso.

Definitivamente el comer era mi manera de ocultar lo que me dolía por dentro y me excusaba en el trabaja , el estrés , la vida , las moscas , que nadie me quería , que todo el mundo estaba en contra mío etc etc etc.

En mi caso mi decisión de cambio se dio por algo más grande sin haber sanado aun , supe que iba a ser mamá.

Fue ahí que decidí volver al deporte y empezar a cuidarme.

Han pasado 9 años de esa decisión y han sido 3,285 días de trabajar en mi un día a la vez.

Yo no quiero vivir nunca más en victimilandia, yo he aprendido a hacerme responsable de cada uno de mis actos y sus consecuencias , yo he tenido que crecer para convertirme en el adulto que soy y sobre todo yo DECIDI QUE  NO QUIERO vivir en el dolor ni físico , ni mental ni emocional. Por eso a través de los años he buscado siempre que me ayuda a sanar cada aspecto de mi vida porque si yo sano sanará mi hija y así sucesivamente.

El trabajo interno suele ser  tan fuerte que las personas les tenemos terror de enfrentarlo,tenemos terror de mirarnos al espejos de frente y  decirnos aquí estoy, HOY, EN EL AHORA, con todos mis miedos , con mis inseguridades, con todo lo bueno y lo malo. AQUI ESTOY Y ME QUIERO TAL Y COMO SOY !!!!!

Aquí estoy y estoy dispuesto (a) a arriesgarme, estoy dispuesto (a) a retarme , a cuidarme, a amarme , estoy DISPUESTO (A) A SER MI MEJOR VERSION PORQUE LO VALGO.

Te invito de corazón de mirarte en el espejo y enfrentar todo lo que no te gusta, lo que te duele y lo que no te suma, verlo cara a cara y decirle GRACIAS ya no te necesito más , GRACIAS  por el aprendizaje pero ha llegado el momento de AMARME Y CUIDARME, llegó el momento de SANAR.

Hay muchas terapias que nos pueden ayudar, sigue tus instintos , lee, busca y siente que resuena contigo .

Mis mejores aliados han sido regresar al deporte sobretodo correr y las constelaciones familiares.

Busca los tuyos , es momento de SER FELIZ

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *